Atrapada

Únicamente puedo entender al mundo desde la localidad con vista parcial que se me designó en el teatro de la vida. Puedo ver mis manos, mi ombligo, mis pies, mas para ver mi rostro requiero de un objeto que lo refleje.