Magenta Punch (Catalina Mesa Zamudio)

A Caty la conocí hace cuatro años, yo tenía la rodilla recién operada y no podía bailar; un amigo me dio chamba como coordinadora del grupo de fotógrafos que cubrirían los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz 2014 —Como acotación y por hacer una denuncia pública, el marrano de Javier Duarte, gobernador de Veracruz en aquel entonces, se tardó más de dos años en pagar. Canalla.

Caty era una de esos fotógrafos, para ser exactos era la única fotógrafa mujer del equipo. Su trabajo también se distinguía de entre los otros porque dentro de la rigidez y disciplina del deporte sus fotos siempre tenían un aire bucólico. Por ejemplo, recuerdo la foto de un pájaro bebiendo agua de la alberca olímpica.

Desde entonces le empecé a seguir los pasos en sus redes sociales, acompañándola por su Xalapa natal y luego a través de sus viajes en la India, Nepal, Londres. Caty ha ido explorando técnicas, colores y motivos en búsqueda de los apropiados para expresar su discurso, su identidad artística. La doble exposición, la deserotización del desnudo de la mujer, la explosión de colores, el uso de la cámara análoga y el revelado de rollo como parte del proceso creativo, las texturas y patrones de la naturaleza, por mencionar algunos.

Su estilo me pareció perfecto para comenzar con este proyecto de sueños y, para mi sorpresa, aunque no nos veíamos desde Veracruz, cuando le escribí y le pregunté si le interesaba, de inmediato dijo que ¡sí! Yo no podía de la emoción.

Para las fotos, le pedí a una vieja amiga adorada que nos prestara su casa, sus gatos y su persona. Estela encantada porque es encantadora, ¡también dijo que sí! Los astros se habían alineado.

Nos dimos cita una mañana las tres en casa de Estela. Yo sabía dendenantes que Estela era una mujer guapa y que había actuado e interpretado a don Miguel Hidalgo y Costilla en una obra de teatro y a una anciana con Alzheimer en otra. Pero fue toda una grata y estupenda sorpresa cuando tanto Caty como yo nos dimos cuenta de que estábamos en presencia de una primera actriz y una magnífica modelo con una poderosa expresividad. Caty quedó cautivada con Estela y entonces el trabajo no fue trabajo.

En dos horas habíamos terminado las fotos y con cafecito en mano nos sentamos las tres en la sala a platicar muy a gusto de todo y de nada.

Cuando vimos el resultado de la sesión quedamos muy satisfechas las tres. El trabajo entre mujeres siempre tiene un toque de complicidad que me fascina.

Ver sus colaboraciones con En Sueños aquí:

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s